Todo lo que necesitas saber

[ad_1]

En pocas palabras, deber de cuidado significa la obligación moral o legal de cuidar la salud, la seguridad y el bienestar de otras personas. En el contexto de un entorno de trabajo, se refiere al deber legal del empleador de garantizar la salud y la seguridad de los empleados.

La falta de deber de cuidado puede resultar en negligencia, un término que escuchará al lado de palabras poco atractivas como personal, lesión y pago, o burocrático y pesadilla. Según la ley civil, si alguien ha resultado lesionado o enfermo debido a su negligencia como empleador, es posible que pueda presentar un reclamo de compensación en su contra.

Sin embargo, estar familiarizado con el concepto del deber de cuidado puede garantizar que lo implemente y lo cumpla, con dolores de cabeza mínimos (¡y lesiones en la cabeza limitadas!).

Esta es una guía de todo lo que necesita saber sobre el deber de cuidado en el lugar de trabajo, desde qué es exactamente, a quién se aplica, hasta las consecuencias de un incumplimiento de la política. Sumerjámonos.

¿Qué es el deber de cuidado en el lugar de trabajo?

Las leyes del deber de cuidado se refieren a la obligación legal que requiere que los empleadores protejan a aquellos que caen bajo su empleo, utilizan sus servicios o están expuestos a sus actividades. En resumen, cubre a los empleados, contratistas, y clientes.

A menudo utilizado en la ley de responsabilidad civil, la jerga legal que rodea el deber de cuidado se refiere al estándar por el cual alguien es responsable de las lesiones de un demandante en casos de lesiones personales. Si se determina que una persona u organización ha incumplido el deber de diligencia, podría ser considerada responsable por negligencia.

Esencialmente, es deber del empleador tener en cuenta los riesgos potenciales y los problemas de seguridad, mediante evaluaciones de riesgos y precauciones, para garantizar la seguridad de los empleados y la responsabilidad de la organización.

¿Por qué es importante el deber de cuidado?

El deber de cuidado es más que una responsabilidad legal: describe una regla general para que los empleadores tomen decisiones que sean sólidas desde el punto de vista financiero, ético y legal. También responsabiliza a los empleadores de mantener a los empleados seguros. En otras palabras, es una obligación moral garantizar la seguridad de los demás.

Un alto nivel de atención requiere que los empleadores estén presentes, informados y comprometidos con su lugar de trabajo, y los equipa con las herramientas para prevenir o abordar problemas relacionados con el trabajo. Desde minimizar los riesgos de seguridad hasta enfrentar las crisis, es un nivel de responsabilidad apropiado para el rol de un empleador.

¿Dónde y cómo se aplica el deber de cuidado?

En primer lugar, todos los empleadores tienen obligaciones de deber de cuidado, ya sea que administren una organización privada o sin fines de lucro. El deber de cuidado de un empleador depende del país donde opera. Por ejemplo, en los EE. UU., la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional del Departamento de Trabajo establece las principales obligaciones legales de las organizaciones de cumplimiento a nivel federal, pero otras leyes de deber de cuidado (por ejemplo, la licencia de maternidad) se establecen a nivel estatal.

Los principios del deber de cuidado siguen una línea similar en Canadá, Australia y muchos países europeos. Sin embargo, el deber de cuidado todavía no es una obligación legal en muchos países en desarrollo, lo que explica por qué a menudo se los explota para obtener mano de obra más barata y, a menudo, en entornos de trabajo inseguros donde los empleados corren un mayor riesgo de sufrir daños.

¿Qué significa el deber de cuidado en términos prácticos?

Cumplir con los requisitos legales del derecho consuetudinario del deber de diligencia es un proceso minucioso. Aquí hay algunas normas de seguridad que los empleadores deben adoptar:

  • Asegurar que el personal trabaje un número razonable de horas
  • Llevar a cabo evaluaciones de riesgos basadas en el trabajo
  • Proporcione capacitación adecuada y equipo de protección personal (PPE) si es necesario
  • Mantenga actualizados los registros de capacitación y muestre las certificaciones
  • Garantizar que todos los empleados estén protegidos contra la discriminación, la intimidación y el acoso.
  • Proporcionar canales de comunicación claros para informar inquietudes.
  • Incorporar descansos obligatorios en los turnos de los empleados
  • Proporcionar medidas especiales para adultos o niños que están en alto riesgo.

¿Qué pasa con los trabajadores remotos?

Los empleadores tienen el mismo deber de cuidado con Todo el personal, ya sea que trabajen desde la oficina o desde casa. La creación de un entorno de trabajo seguro es responsabilidad legal del empleador, pero el deber de cuidado va más allá de la físico espacio de oficina.

Ya sea que los empleados trabajen desde casa o los empleados que viajen internacionalmente por trabajo, el deber de cuidado sigue en pie. Sin embargo, implementar esto no siempre es sencillo.

Al crear una política para abordar los riesgos de la fuerza laboral remota para su organización, es importante comprender los problemas que pueden enfrentar su empresa y sus empleados. Incluso si su empresa no planea implementar una política de fuerza laboral remota completa, debe haber pautas claras para todos los gerentes. y empleados con el fin de mantener un trato constante en toda su fuerza laboral.

Es muy importante asegurarse de que sus empleados entiendan qué significa y qué no significa el trabajo remoto para el deber de cuidado. Para sortear esta situación, muchas empresas fomentan las evaluaciones de riesgos en el hogar para gestionar e identificar los riesgos potenciales. Los trabajadores deben asumir la responsabilidad

¿Por qué las empresas necesitan tener una política de deber de cuidado?

Proporcionar un programa de deber de atención a los empleados no solo es una necesidad moral y legal, sino que también es parte de una buena práctica comercial. Para los empleados, saber que su empleador los respalda puede ser una ventaja significativa para la retención del personal, la adquisición de talento, la moral del equipo y la productividad y la rentabilidad en general.

¿Cuáles son algunos ejemplos de obligaciones de deber de cuidado?

Salvaguardar: mantener todos seguro

Es esencial que todas las empresas cumplan con la ley de salvaguardia, que incluye el deber de cuidar a los niños y la protección de los adultos. Desde procesos de reclutamiento más seguros para adultos vulnerables hasta chaperones obligatorios para niños, los empleadores tienen la responsabilidad de estar atentos a posibles signos de abuso y negligencia.

Salud mental: tan importante como la salud física

En el lugar de trabajo, la salud mental tiene tanto peso como la seguridad física. Esto significa no discriminar a los empleados debido a una discapacidad mental o física, que puede incluir depresión severa, ansiedad o estrés crónico.

También depende de los empleados asegurarse de que las condiciones de trabajo no contribuyan a ninguna mala salud entre sus empleados. Esto significa crear un ambiente de trabajo saludable, monitorear las reacciones individuales al estrés y apoyar a las personas que lo necesitan.

En la práctica, esto podría verse como ‘días de salud mental’ asignados (una cierta cantidad de días que las personas pueden tomarse sin necesidad de explicar por qué), sesiones de terapia con descuento o retiros anuales del personal.

Bienestar de los empleados: una estrategia holística

Si bien este término puede evocar imágenes de retiros de bienestar o fines de semana de yoga en empresas, en realidad es parte de un deber de cuidado en el lugar de trabajo. El bienestar de los empleados en este contexto se refiere a factores como licencia por enfermedad suficiente, licencia por maternidad/paternidad, opciones de trabajo remoto cuando sea posible y vacaciones anuales generosas.

¿Qué es un incumplimiento del deber de cuidado?

Se produce un incumplimiento cuando un empleador no cumple con el estándar razonable de protección hacia otra persona u organización. El empleador puede ser responsable por negligencia en un caso de lesiones personales si su incumplimiento del deber causó las lesiones o la enfermedad mental de otra persona.

Sin embargo, al demostrar que antes de que ocurriera el incidente se había implementado la capacitación de seguridad adecuada, las evaluaciones de riesgos y las precauciones pertinentes, el empleador puede proporcionar evidencia de que tomó las medidas y precauciones razonables para garantizar el bienestar de todas las personas involucradas.

Estos son algunos ejemplos de incumplimiento del deber de diligencia:

  • Tropezar en un piso mal mantenido
  • Caerse por un tramo de escaleras mojado
  • Electrocución por un enchufe defectuoso
  • Lesiones por manejo incorrecto de equipos sin entrenamiento

Aquí hay algunas omisiones por parte del empleador:

  • No proporcionar acceso para sillas de ruedas a ningún servicio o instalación a la que puedan acceder sus empleados sin discapacidad
  • No probar periódicamente las alarmas contra incendios
  • No asegurarse de que las tomas de corriente estén conectadas a tierra
  • No marcar suficientemente las salidas de emergencia

¿Quién es responsable del deber de diligencia en una empresa?

Crear e implementar una política sobre el deber de cuidado es a menudo la responsabilidad implícita que conlleva ser director de una empresa. Depende de un líder tomar decisiones informadas sobre lo que es mejor tanto para la organización como para sus empleadores, usuarios y socios.

Junto con el departamento de recursos humanos y, potencialmente, un equipo legal, los líderes de la empresa crean una estrategia de deber de cuidado, que luego implementan en toda la empresa a través de precauciones, evaluaciones y programas de capacitación.

¿Qué puede pasar si no cumplo con mi deber de proteger a mis empleados?

Para una empresa u organización, las consecuencias de un incumplimiento del deber de cuidado son principalmente financieras y reputacionalesque puede ser una fuente de estrés y presión severos.

Se pueden llegar a acuerdos financieros en virtud de un acuerdo personal, pero (particularmente en lo que respecta a las empresas) es mucho más probable que se decidan en los tribunales de justicia.

Estos procedimientos suelen ser muy costosos y requieren mucho tiempo, sin mencionar la publicidad negativa significativa, que puede ser muy perjudicial para la reputación de una organización, lo que lleva a la rotación de personal, la pérdida de clientes, la dificultad en la adquisición o incluso la pérdida de inversiones y asociaciones comerciales.

Deber de diligencia: el resultado final

Cuando se trata de crear una política de deber de cuidado sólida como una roca, deberá asegurarse de no dejar piedra sin remover. Desde cubrir a los empleados que viajan por trabajo hasta proteger a las empleadas embarazadas, una estrategia de deber de cuidado debe ser increíblemente detallada y cuidadosamente pensada.

Vale la pena dedicar tiempo y esfuerzo para garantizar el cumplimiento, ya que las repercusiones de un incumplimiento del deber de cuidado pueden ser catastróficas. Recuerde que el deber de cuidado cubre todas las áreas de su organización: con la ayuda de empresas como TravelPerk para cubrir viajes de negocios, puede estar tranquilo sabiendo que sus viajeros corporativos están bien atendidos, con ayuda en caso de eventualidades.

[ad_2]