Cambios propuestos a las Regulaciones de Protección de Pasajeros Aéreos de Canadá

[ad_1]

Después de numerosos períodos caóticos de viajes en el pasado reciente, incluido un verano durante el cual a los pasajeros se les dieron colchonetas de yoga para dormir en los aeropuertos y tuvieron más éxito en rastrear el equipaje con AirTags que las aerolíneas, el gobierno canadiense ha hablado durante mucho tiempo sobre la necesidad de cambiar el Reglamento de Protección de Pasajeros Aéreos (APPR) para cerrar lagunas y modificarlos para que sean más favorables a los pasajeros.

A principios de esta semana, se anunció que los cambios a la APPR están programados para finales de este año, luego de que las enmiendas propuestas a la Ley de Transporte de Canadá entren en vigencia.

Cambios propuestos a la Ley de Transporte de Canadá

En un comunicado de prensa, el gobierno canadiense describió una serie de enmiendas propuestas a la Ley de Transporte de Canadá que presentó como parte de un proyecto de ley de presupuesto más amplio. Los cambios entrarán en vigor, como muy pronto, el 30 de septiembre de 2023, aunque podría ser más tarde.

Una vez que estos cambios entren en vigencia, la Agencia de Transporte de Canadá (CTA) debería poder modificar el APPR de tal manera que cierre lagunas, aumente el límite máximo de multas por incumplimiento y cambie el proceso de resolución de reclamos, entre otros.

En el comunicado de prensa del gobierno, se señalaron los siguientes aspectos destacados, que requerirían que la CTA eventualmente realice cambios en el APPR en consulta con el Ministro de Transporte:

  • Aumento de multa máxima por incumplimiento de la TPA de $25.000 a $250.000
  • Requerir que las aerolíneas asuman el costo de las quejas (en lugar de la CTA)
  • Exigir a las aerolíneas que desarrollen un proceso interno para tratar las quejas
  • Reemplazar por completo el proceso actual de resolución de quejas de viajes aéreos
  • Imponer una mayor carga de la prueba a las aerolíneas (se presume que la compensación se paga en caso de retraso, a menos que la aerolínea demuestre lo contrario)
  • Hacer obligatoria la compensación por todos los retrasos que estén bajo el control del transportista
  • Asegurar estándares de tratamiento (suministro de alimentos y agua) obligatorios para todas las interrupciones de vuelos
  • Establecer requisitos para el equipaje retrasado
  • Prescribir parámetros en torno a los requisitos de reembolso como resultado de un aviso de viaje emitido por el gobierno

Vale la pena señalar que esto tomará algún tiempo para que entre en vigencia, ya que la CTA tendría que hacer enmiendas a la APPR después de que se lleven a cabo los cambios en la Ley de Transporte de Canadá.

Hasta entonces, las cosas seguirán como siempre, y es probable que veamos cómo la acumulación de quejas presentadas por los pasajeros aumenta a un nivel aún mayor antes de que comience a disminuir.

¿Por qué se necesitan cambios en las normas de protección de pasajeros aéreos de Canadá?

Cuando las Regulaciones de protección de pasajeros aéreos (APPR) de Canadá se implementaron por completo en diciembre de 2019, las partes responsables de redactarlas usaron palabras como “líder mundial” para describir las regulaciones.

Sin embargo, poco después de que se pusieran en marcha, una pandemia global y las aerolíneas que encontraron lagunas para evitar el pago de la compensación rápidamente expusieron muchas lagunas en las regulaciones que no parecen brindar las mismas protecciones que debían brindar.

Se alega que las aerolíneas eluden los pagos de compensación a los pasajeros en caso de cancelaciones o retrasos de vuelos simplemente al afirmar que la causa del retraso estaba bajo su control pero era necesaria por motivos de seguridad o estaba fuera de su control por completo.

De esta forma, los pasajeros no reciben compensación alguna por los retrasos, ya que la causa no estaba bajo el control de la aerolínea y era necesaria para la seguridad.

Todavía es difícil determinar cuál es la causa real del retraso de un vuelo en Canadá

Los críticos del APPR se apresuran a señalar su equivalente en Europa, comúnmente conocido como EU261, que se considera ampliamente como el estándar de oro para los derechos de los pasajeros. De hecho, un parlamentario ha propuesto un proyecto de ley para miembros privados, que también tiene una petición disponible para que la gente la firme, lo que sentaría las bases para que la APPR de Canadá refleje las regulaciones EU261.

Algunos argumentan que las aerolíneas están utilizando una interpretación muy amplia de los factores que están fuera de su control, incluidos los problemas de programación de la tripulación, absolviéndolos así de adeudar a los pasajeros una compensación por los retrasos. Los pasajeros que se quejan tienen que recurrir a esperar eternamente a que la CTA resuelva una queja o llevar a las aerolíneas a la corte de reclamos menores para una decisión más rápida.

Sin ningún retroceso o cumplimiento significativo por parte de la Agencia de Transporte de Canadá, que es responsable de hacer cumplir el APPR, las aerolíneas han podido simplemente negar sus obligaciones, lo que a menudo deja a los pasajeros en la estacada.

Vale la pena mencionar que la CTA tiene una acumulación de quejas cada vez mayor, que se ha disparado a más de 45,000, y una queja puede tardar hasta 18 meses en resolverse. El gobierno canadiense anunció recientemente decenas de millones de dólares en fondos para ayudar a aliviar el retraso; sin embargo, continúa creciendo a medida que los pasajeros afirman que las aerolíneas no están cumpliendo con su parte del trato.

La culminación de estos efectos ha llevado a la necesidad de cambios en la APPR.

¿Serán realmente significativos estos cambios?

Después de meses de tuitear sobre la necesidad de realizar cambios, el gobierno canadiense finalmente presentó enmiendas a la Ley de Transporte de Canadá, que podrían allanar el camino para cambios en el APPR. Queda por ver si los cambios que se avecinan tienen o no alguna sustancia, y hasta entonces, solo podemos especular sobre lo que podría suceder.

Uno de los principales problemas hasta la fecha ha sido la aparente falta de aplicación del APPR. Si bien es bueno tener reglas, si no hay consecuencias reales por romperlas, entonces las reglas no tienen mucho sentido en primer lugar.

Por ejemplo, desde principios de 2021, la CTA ha impuesto menos de $400 000 (CAD) en multas a las aerolíneas por reclamos relacionados con compensación bajo el APPR. En ese mismo período de tiempo, ha multado a otras entidades con casi $700,000 (CAD) por otras infracciones.

Sin embargo, vale la pena señalar que la aplicación relacionada con las reclamaciones de compensación de APPR se ha intensificado recientemente, y las aerolíneas han sido multadas por no cumplir con sus obligaciones en virtud de APPR más que nunca.

Otra debilidad del APPR es que descubrir la causa de un retraso es bastante difícil y, a menudo, está envuelto en un misterio. Cada vez que un vuelo se cancela o retrasa, no es raro que los pasajeros reciban múltiples razones por la demora en una ráfaga de correos electrónicos, lo que dificulta determinar exactamente qué sucedió.

En algunos casos, es posible que se haya aprobado la compensación de un pasajero en un vuelo, mientras que la aerolínea se lo negó a otra persona, alegando que el motivo real del retraso era diferente. En este sentido, hay una falta total de transparencia sobre la causa real de los retrasos, y descubrir el motivo requiere una investigación seria u obligar a la aerolínea a presentar pruebas en un tribunal de reclamos menores.

Esto no debería ser una sorpresa, pero la reacción a los cambios propuestos por parte de las aerolíneas no ha sido cálida.

Las aerolíneas se apresuran a señalar que hay una gran cantidad de razones detrás de los retrasos de los pasajeros y el equipaje, como fallas mecánicas en la infraestructura del aeropuerto o largas filas en la seguridad o la aduana, que no son razones que puedan controlar. Quieren ver una mayor responsabilidad de otros aspectos de la experiencia de viaje que provocan retrasos.

Las aerolíneas también señalan que tendrán que pasar la carga de pagar la compensación a los pasajeros a través de tarifas más altas, lo que inflaría el ya alto costo de los viajes aéreos en el país.

Será interesante ver cómo se desarrolla todo esto en los próximos meses. El APPR ha sido un tema polémico desde su implementación, y parece que veremos muchos más titulares antes de que se asiente el polvo.

Conclusión

El gobierno canadiense ha propuesto enmiendas a la Ley de Transporte de Canadá que podrían allanar el camino para que la CTA realice cambios en el APPR en consulta con el Ministro de Transporte. Las modificaciones entrarán en vigencia a partir del 30 de septiembre de 2023 como muy pronto, y cualquier cambio en el APPR será posterior a esa fecha.

La intención detrás de los cambios es cerrar las lagunas que supuestamente las aerolíneas están explotando en un esfuerzo por eludir el pago de compensación a los pasajeros por algunos retrasos en los vuelos. Sin embargo, no todos están convencidos de los cambios, y queda por ver si tendrán algún diente.

Por ahora, todo sigue igual, y podemos esperar que la acumulación de quejas en la CTA continúe aumentando hasta que ocurran cambios.



[ad_2]